Viajar a los Paises Bálticos: Pasar por Vilnius (Lituania)

Hay distintas maneras de plantear el viaje. Los cruceros que recorren el Báltico, además de Estocolmo y Helsinki, hacen escala en Tallin, en Estonia, y Riga, en Letonia, de forma que la visita a ambas capitales forma parte de los circuitos tradicionales.

Desde Helsinki, en Finlandia, también es habitual hacer una excursión a Tallin. Los ferries que unen ambas capitales tardan entre dos y tres horas y media aproximadamente y admiten coches. Los más rápidos, sólo para personas, hacen el viaje en una hora y media.

Pero si se trata de viajar por los tres países, para verlos con un poco de detalle y detenerse no solamente en las capitales sino también en otros puntos de interés, lo mejor es volar, por ejemplo, a Vilnius, en Lituania y en un extremo del camino que une las tres capitales, tomar un coche de alquiler y hacer el recorrido apetecido para devolver el coche en Tallín y emprender el regreso a casa en avión.

El verano es sin duda el mejor momento para viajar a las Repúblicas Bálticas. No hace falta decir que el invierno es riguroso y los días muy cortos. Y que todas las terrazas y tenderetes que animan las calles de las capitales y las llenan de paseantes y curiosos desaparecen ante una temperatura que no perdona.

Lo ideal sería dedicarle al viaje nueve o diez días. Ocho entra dentro de lo posible, pero sería una lástima acortarlo más y dejar cosas por ver que, sin duda, tienen interés. Disponiendo de un poco más de tiempo, una escapada a Helsinki o a San Petersburgo, ambas próximas a Tallin y regresar desde una de las dos a casa puede ser un final perfecto para el viaje.

Compartir
Share on RedditPin on PinterestDigg thisShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Tumblr

Déje su comentario